A A+ A-
Avanzada
Instagram Twitter Facebook Youtube Noticias RSS
Ministerio de Cultura y Juventud

Fecha de última actualización: 30/09/2004

 

 

 

 

Alfonso Chase

 

 

 

 

 

Casi cuarenta años han pasado desde que se empezó a oír de él, a comentar sus versos ágiles, su prosa rejuvenecedora, sus decires entre tiernos y agresivos, entre solemnes y pícaros y, sin embargo, todavía no nos acostumbramos; sigue siendo la necesaria diferencia, el colorido tucán que no puede perderse en el paisaje. Alfonso es incapaz de las medias tintas y así son las pasiones que despierta: o se lo ama o se lo odia. Guarda celoso su misterio esencial, creando él mismo mitos y claroscuros que no revelan a ciencia cierta su verdad; sus declaraciones siempre son novedad, sus libros son leídos a la caza de sorpresas temáticas o estilísticas, es noticia -y no es noticia - cuando suma otro reconocimiento a su currículo o representa al país en un encuentro o congreso internacional.

 

A la edad en que muchos buscan todavía un estilo, Alfonso Chase ya alcanzaba la madurez; cuando la mayoría procuraba una consolidación, Chase adquiría rango de mito y así lo confirmó la juvenil, pero no prematura, obtención del Magón en 1999. Al menos desde una década antes, Alfonso lo merecía, merced a sus novelas, relatos, poemas y ensayos, amén de su labor como promotor cultural, antologador y educador.

 

 

 

 

 

 


De sus méritos, podemos estar muy seguros. No podemos decir lo mismo de su fecha de nacimiento: parece que fue un 19 de octubre en la ciudad de Cartago, pero no se puede precisar si ocurrió en 1944 ó 1945; la segunda de las fechas es la que más aparece en las fichas biográficas que acompañan sus libros... ¡pero en 1994 un homenaje en el Centro Cultural de México celebraba sus cincuenta años! Acaso una broma más del maestro, una que encenderá polémicas entre biógrafos dentro de una o dos décadas.

 

Más certeza hay sobre sus estudios: los efectuó en el Liceo del Sur en Barrio Cuba y los continuó en las Universidades de Costa Rica y Nacional Autónoma de México, en las áreas de Literatura y Ciencias Sociales. Estimulado por sus padres, desde muy niño se sumergió en los libros y tuvo la oportunidad de conocer a los nueve años a Joaquín García Monge y a los trece a Lilia Ramos. El dominio de lenguas extranjeras, especialmente el inglés y el francés, le permitieron conocer durante su adolescencia a poetas como Pound, Ungaretti, Pasternak. Elliot y, especialmente, Rilke.

 

Fue también en los sesentas cuando aparecieron sus primeros poemarios, ambos con un reconocimiento inmediato: Los reinos de mi mundo (1965, ganador del Premio Aquileo J. Echeverría) y Árbol del tiempo (1967, Premio Centroamericano de Poesía), como ocurrió con su novela Los juegos furtivos (1968); al mismo tiempo, empieza una loable labor como antologador e investigador con Poesía contemporánea de Costa Rica (1968), que continuó en 1975 con Narrativa contemporánea de Costa Rica.

 

Con excepción de la dramaturgia, Alfonso Chase ha incursionado con éxito en todos los géneros literarios, y esto sin respetarlos demasiado, pues así como varios de sus poemas son verdaderos relatos, pasajes de sus novelas están cargados de lirismo. Entre sus poemarios se cuentan Cuerpos (1972), El libro de la Patria (1976), Los pies sobre la tierra (1978), El tigre luminoso (1978), Jardines de asfalto (1995).

Mirar con inocencia (1975), Fábula de fábulas (1978), Ella usaba bikini (1990), El soñador que se quedó dentro del sueño (1993) y Cara de santo, uñas de gato (1999) son cinco de sus volúmenes de relatos, y Las puertas de la noche (1974) y El pavo real y la mariposa (1996), sus novelas.

 

En tanto que investigador, Chase se ha preocupado por rescatar la obra de autores y autoras costarricenses, como Lisímaco Chavarría o Vicente Sáenz, Eunice Odio, o de poner en primer plano temas como el folclor costarricense, la literatura infantil, la poesía amorosa o la devoción por la Virgencita de los Ángeles. Esto sin olvidar sus participaciones recurrentes en la prensa, tanto como autor de artículos que celebran una fecha especial o personaje, como haciendo de fuente para reportajes especializados.

 

 

 

 

 

 

Fue también en los sesentas cuando aparecieron sus primeros poemarios, ambos con un reconocimiento inmediato: Los reinos de mi mundo (1965, ganador del Premio Aquileo J. Echeverría) y Árbol del tiempo (1967, Premio Centroamericano de Poesía), como ocurrió con su novela Los juegos furtivos (1968); al mismo tiempo, empieza una loable labor como antologador e investigador con Poesía contemporánea de Costa Rica (1968), que continuó en 1975 con Narrativa contemporánea de Costa Rica.

 

Con excepción de la dramaturgia, Alfonso Chase ha incursionado con éxito en todos los géneros literarios, y esto sin respetarlos demasiado, pues así como varios de sus poemas son verdaderos relatos, pasajes de sus novelas están cargados de lirismo. Entre sus poemarios se cuentan Cuerpos (1972), El libro de la Patria (1976), Los pies sobre la tierra (1978), El tigre luminoso (1978), Jardines de asfalto (1995).

 

Mirar con inocencia (1975), Fábula de fábulas (1978), Ella usaba bikini (1990), El soñador que se quedó dentro del sueño (1993) y Cara de santo, uñas de gato (1999) son cinco de sus volúmenes de relatos, y Las puertas de la noche (1974) y El pavo real y la mariposa (1996), sus novelas.

 

En tanto que investigador, Chase se ha preocupado por rescatar la obra de autores y autoras costarricenses, como Lisímaco Chavarría o Vicente Sáenz, Eunice Odio, o de poner en primer plano temas como el folclor costarricense, la literatura infantil, la poesía amorosa o la devoción por la Virgencita de los Ángeles. Esto sin olvidar sus participaciones recurrentes en la prensa, tanto como autor de artículos que celebran una fecha especial o personaje, como haciendo de fuente para reportajes especializados.

 

 

 

 

 

 

A la manera de  

"Crecí entre la chusma

más nunca pude aprender

Sus hábitos grotescos:

mío fue el laúd, el clavicordio,

el endecasílabo y la aristocracia evidente de los huesos."

.

 

 

 

 

 

Ministerio de Cultura y Juventud © 2014 Todos los derechos reservados.
Hermes Soluciones de Internet