A A+ A-
Avanzada
Instagram Twitter Facebook Youtube Noticias RSS
Ministerio de Cultura y Juventud

Fecha de última actualización: 30/09/2004

 

 

 

 

Isaac Felipe Azofeifa Bolaños

 

 

 

 

 

Autor de una de las obras poéticas más claras y bellas de nuestras letras, Isaac Felipe Azofeifa ha sido considerado el poeta costarricense más importante del siglo XX y un hombre de trayectoria vital, diáfana y ejemplarizante.

 

De hidalga estirpe campesina -nacido en Santo Domingo de Heredia en 1909-, su obra refleja una fina sensibilidad contemplativa pero apasionada, que alterna el vuelo lírico con su conciencia social. Estilísticamente evolucionó desde el modernismo, sorbiendo de las vanguardias y del postmodernismo hasta conformar su propio verbo.

 

Tres fueron sus rutas a lo largo de activos y prolíficos 87 años: la educación, la poesía y la política, entendidas las tres como acciones para mejorar la vida de todas las personas.

 

En los tres campos brilló, supo ser innovador, fiel a su ideario humanista hasta el fin, y un hombre jovial y generoso con visión penetrante de la realidad, sus bellezas y sus injusticias.

 

 

 

 

 

 

 

 

Mentor de generaciones de estudiantes desde las aulas del Liceo de Costa Rica hasta su cátedra en la Universidad de Costa Rica, donde llegó a dirigir Estudios Generales, Isaac Felipe Azofeifa les infundió amor por la literatura y por la vida de la cultura.

 

De pequeña estatura pero aura de grandeza indígena, rasgos morenos y contundencia de una pieza, risa como de maíz nutricio que se desgrana, fue inspirador de jóvenes y contertulio buscado por su fina cultura y diafanidad en sus ideas políticas.

 

Fundador del Centro para los Estudios Nacionales, y más tarde del grupo Soberanía, incluso precandidato presidencial del Partido Socialista, quedan de él sus valientes ensayos sobre la realidad del país pero más que nada la belleza de sus poemas, actos amorosos hacia el prójimo: "la soledad fue su único don desde su nacimiento de hombre/ como acontece a los dioses/perdido, se buscó en sí mismo y se halló en los demás/ y dijo:/Hombre soy y este es mi hermano".

 

Gracias a una beca, muy joven, en 1929, Isaac Felipe viajó a Chile donde permaneció hasta 1934, formándose en la pedagogía moderna y cultivando su vocación poética, lo que lo hizo acreedor en este ámbito del legado de la vanguardia sudamericana y del postmodernismo.

 

Su trayectoria poética dibuja un arco perfecto: desde Trunca unidad (su primer libro publicado en 1958), aunque en 1928 ya había ganado un premio en un concurso del Diario de Costa Rica con el poema La voz de las cumbres patrias. Viene Vigilia en pie de muerte (1961), Primer Premio en un concurso centroamericano en El Salvador; luego Canción (1964), Premio Nacional de Poesía; Estaciones (1967); Días y territorios (1969), también Premio Nacional; Cima del gozo (1974), Premio Nacional, así como Cruce de vía (1982); Poesía reunida (antología de 1995).

 

 

Además de los poéticos -cuatro premios Aquileo J. Echeverría-, este ser humano vigilante recibió a lo largo de su vida otros importantes galardones: el Magón en 1980; el Premio de Periodismo Cultural García Monge en 1972; el título de Profesor Emérito de la Universidad de Costa Rica, y el Premio Omar Dengo otorgado por la Universidad Nacional por su trayectoria humanística.

 

En abril de 1996, y cuando revisaba su último poemario Orbita, sufrió un derrame cerebral que lo mantuvo en coma por un año. Falleció en abril de 1997.

 

Y aunque "todos los poetas son santos y se van al cielo", como dice el escritor colombiano Cobo Borda, Isaac Felipe era humilde y declaraba: "El poeta es también un ser ordinario, común, y más semejante que los demás al hombre. Ama, come, duerme y es rencoroso y dulce y también trabaja como los honestos bueyes vencidos para ser útil y quizás por esto recordado".

 

 

 

 

 

 

 

 

A quién, a qué, a cuál poder

Allí estaba el oxígeno y estalló la luz

y en ese instante cósmico del tiempo

fluyó la primera gota de agua

y empezó el movimiento sin Fin

de la bacteria y el alga.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ministerio de Cultura y Juventud © 2014 Todos los derechos reservados.
Hermes Soluciones de Internet