A A+ A-
Avanzada
Instagram Twitter Facebook Youtube Noticias RSS
Ministerio de Cultura y Juventud

Fecha de última actualización: 30/09/2004

 

 

 

 

Néstor Zeledón Guzmán

 

 

 

 

 

Artista camaleón, Néstor Zeledón Guzmán nunca ha estado tranquilo en un solo tono o color. Enemigo de los uniformes que se hacen uno con el uniformado, se puso un traje después de otro y, cuando cada uno le quedó bien, lo desechó para probar con el siguiente. Durante cincuenta años ha explorado con entusiasmo motivos, materiales y técnicas.

 

Dos conceptos parecen guiarlo: arte y libertad; en su itinerario, muchas veces son sinónimos. Néstor el joven, el que tantas veces ha inquietado al público con sus esculturas expresivas y a veces expresionistas, continúa esculpiendo en su taller en Barva de Heredia; lo rodea una inusual serenidad. Lo hace, sin abandonar por entero el programa del juvenil Grupo 8, que en los sesentas rompió el academicismo imperante, batalló por una renovación de las artes plásticas y por un acercamiento de estas a la gente.

 

 

 

 

 

 

 

Hijo de tigre, Zeledón Guzmán nació el 7 de enero de 1933 en Guadalupe, en el hogar del también escultor Néstor Zeledón Varela, compañero de artes y propósitos de Paco Zúñiga y el Indio Sánchez. En el taller del padre y en el del maestro imaginero Manuel Zúñiga aprendió sus primeras artes. Antes y después que estas, sin embargo, debió de conocer un poco más del mundo y sus dolores cuando, con dieciséis años, debió de partir con su familia hacia Guanacaste, pues su padre padeció la persecución del gobierno de la naciente Segunda República. Ese periodo en la sabana guanacasteca influyó mucho en su obra posterior; no solo hubo de desempeñar diversos oficios -machetero, sabanero, carpintero-, sino que se encontró entre peones y campesinos, cuyo espíritu habría de retratar. Al mismo tiempo, seguía con la imaginería.

 

En 

Según reseñó Luis Ferrero al inicio de los años cincuentas, la escultura urgía de una renovación; el efecto rejuvenecedor de los artistas de la "nueva sensibilidad" databa de dos décadas atrás, y desde la clausura de las exposiciones del Diario de Costa Rica en 1937, pocas cosas salían del letargo academicista, y ninguna de ellas era "nueva". El joven Zeledón Guzmán daría uno de los primeros pasos en tal renovación: en 1952 es escogido para participar en la IV Bienal de Sao Paulo en Brasil; su escultura, apuntó Ferrero, preludiaba una fuerte personalidad.

 

Como integrante de los grupos Plus-1 (1955) y Ocho (1964) e individualmente, Zeledón Guzmán vivió durante los años cincuentas y sesentas su edad heroica: exhibió sus esculturas repetidas, ganó certámenes, participó en la II Bienal de Arte Hispanoamericano en México en 1960 y, muy especialmente, buscó un estilo y en esa búsqueda pasó por el arte figurativo, el expresionista, el neorrealista y el no figurativo. De ese periodo son Forma espacial (1964), La sonrisa verde (1966) y Ondulación marina (1967). En su obra las influencias extranjeras se han entremezclado con la cotidianidad costarricense en un rico diálogo, como es evidente en El mártir (1974). Para sumar méritos, Zeledón Guzmán asumió riesgos, pues fue primer escultor costarricense que trabajó con equipo de oxiacetileno; entre sus resultados se encuentra la pieza en láminas soldadas, Amantes (1971), que se encuentra en el Edificio Numar.

 

 

 

 

 

 

A finales de la década de los sesentas sufrió una lesión en la mano que lo incapacitó para la escultura durante quince años; ese periodo, inquieto, lo dedicó al dibujo. Como dibujante ganó el Premio Aquileo Echeverría en 1976; antes lo ganó como escultor en 1967 y 1971.

 

Aunque a sus setenta años no ha dejado de esculpir, es poco lo que muestra don Néstor; la última vez lo hizo en 1992. Según declaró en una entrevista en el 2000, prepara una exposición para celebrar sus cincuenta años de exposiciones individuales en el 2006.

 

"Busco despertar al espectador con un mensaje fuerte, aunque en determinados momentos resulte desagradable. Yo no hago obras que halagan el gusto de nadie"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ministerio de Cultura y Juventud © 2014 Todos los derechos reservados.
Hermes Soluciones de Internet