A A+ A-
Avanzada
Instagram Twitter Facebook Youtube Noticias RSS
Ministerio de Cultura y Juventud

Fecha de última actualización: 01/10/2004

 

 

 

 

Rafael Obregón Loría

 

 

 

 

 

Rafael Obregón Loría se propuso enaltecer a la patria, su hogar. Creía en la Costa Rica que le legaron sus padres, en sus posibilidades, en su gente. Y por eso, se dio a la tarea de quitar el polvo, ordenar los enseres, catalogar trastos y muebles. Conocer la casa, finalmente, y de ella hacer un relato. Hacer historia, entonces, que volviera más habitable ese hogar para quienes vinieran después.

 

Lo suyo fue una labor de hormiga, de laborar poco a poco para acabar haciendo mucho. A su labor prolongada y tesonera se debió, en gran parte, el que la historia costarricense, la historia como ciencia social, ocupe un lugar privilegiado en el ámbito continental y sea, sin duda, la más robusta del istmo. Pese a que antes de la fundación de la Universidad de Costa Rica el país contó con historiadores de la importancia y el empeño de Hernán G. Peralta y Luis Felipe González Flores, es a partir del nacimiento de esta casa de enseñanza que se contó con un aparato institucional propiciador del enriquecimiento de la memoria patria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fueron indispensables tres pasos, y en ellos don Rafael tuvo un papel crucial: primero, en la organización del departamento y después Escuela de Historia, de las cuales fue director y subdirector; después, en la llegada al país de profesores como Ciro F. Cardoso y Héctor Pérez Brignoli; y finalmente, en la gestión de becas para que los jóvenes historiadores partieran a estudiar a Europa o Norteamérica.

 

Por otra parte, en tanto creador, la herencia de Obregón a la historiografía costarricense es inmensa. Baste citar el recuento que hizo su discípulo y amigo Leonardo Mata: sin contar sus artículos en revistas especializadas, sin contar los textos mimeografiados que preparó para sus estudiantes y lo escrito para la prensa costarricense, y reduciendo el repaso a los libros publicados, a don Rafael Obregón le debemos 9.000 páginas de investigación histórica.

 

En casi todas, además, se daban las primeras luces sobre algún tema: la masonería en Costa Rica, de la cual ha sido el principal investigador y que evidencia su concepción del mundo; la gesta de 1856, a la cual dedicó tres libros; las instituciones republicanas durante el siglo XIX, en su serie De nuestra historia patria; el recuento de los hechos militares y políticos hasta la primera mitad del XX; las instituciones universitarias; las genealogías alajuelenses.

 

Don Rafael nació el 9 de julio de 1911; su padre fue Miguel Obregón Lizano, promotor de las bibliotecas nacionales y benemérito de la patria, y su madre Clotilde Loría. En un hogar en el cual se privilegiaban los libros y el estudio, el joven Rafael entró en contacto con casi todas las ramas del saber y, al concluir la secundaria, empezó a impartir lecciones de cosmografía, matemáticas, geografía e historia en distintos colegios.

 

En 1946 se incorporó a la Universidad de Costa Rica, después de permanecer tres años en Canadá como profesor de secundaria. En la universidad cumple con tareas administrativas e imparte, durante más de 30 años, la cátedra de Historia Republicana; eran sus lecciones verdaderas tertulias en las cuales se conjugaba el dato frío con la contextualización erudita.

 

 

 

 

 

 

Incansable, impartió lecciones hasta después de los setenta años y a su muerte quedó pendiente la publicación del sétimo volumen de su Familias alajuelenses en los Libros Parroquiales, investigación para la cual pasó quince años escarbando en archivos. Esta obra mostró como fue don Rafael: prolífico merced a su dedicación, estricto en la búsqueda y ameno en la exposición. Falleció el 25 de abril de 2000.

 

"Es necesario que nuestros jóvenes, en cuyas manos estarán mañana los destinos de la nación, tengan grandes modelos en que inspirarse. Es necesario volver los ojos hacia nuestros próceres para que Costa Rica reanude su marcha ascendente por el camino luminoso que ellos le trazaron"

 

 

 

 

 

 

 

Capítulo IX

 

4.- El miércoles 3 de diciembre de 1856, a las ocho de la mañana, salió de San

 

 

 

 

 

 

Ministerio de Cultura y Juventud © 2014 Todos los derechos reservados.
Hermes Soluciones de Internet