A A+ A-
Avanzada
Instagram Twitter Facebook Youtube Noticias RSS
Ministerio de Cultura y Juventud

Fecha de última actualización: 01/10/2004

 

 

 

 

Rafael Lucas Rodríguez Caballero

 

 

 

 

 

Biólogo y filósofo. Artista clasificador. Transmisor de conocimientos y, principalmente, de actitudes: entusiasmo, dedicación, rigurosidad, imaginación. Sin mucho ruido pero bastantes nueces, Rafael Lucas Rodríguez iluminó, puso color, dijo palabra e hizo sin cansancio en la constitución de una biología costarricense. Fue un biólogo tenaz, un ejecutivo eficaz, un pintor delicado.

 

El jurado del Premio Magón reconoció a través de él, por primera y hasta el momento única vez, la labor de un científico natural. No era cualquier científico: se mostró innovador en el contexto costarricense y cuyas investigaciones sobre orquídeas se convirtieron muy pronto en obras de consulta para los científicos extranjeros. Fue, además, un dibujante y un acuarelista excepcional.

 

 

 

 

 

 

 

 

Rafael Lucas Rodríguez Caballero nació en San Ramón, el 24 de marzo de 1915. Desde su infancia lo ocuparon dos aficiones: la naturaleza y el dibujo; al concluir la secundaria, empezó a trabajar en el Liceo de Costa Rica, al mismo tiempo que asistía al taller del francés Louis Feron. Cuentan que cuando impartía lecciones de Botánica o Zoología, acompañaba sus explicaciones con dibujos en la pizarra; al concluir la clase, era frecuente que algún alumno escribiera una máxima al lado de sus ilustraciones: "Por favor, no borrar".

 

En 1946, una beca le permitió estudiar en California; siete años después regresó al país, "lleno de bríos y temprana fama" -como recordó su discípulo Luis Diego Gómez-, con una maestría en botánica y un doctorado en filosofía. Su tesis doctoral sobre las orquídeas costarricenses fue publicada en Estados Unidos y, acá en Costa Rica, Rodríguez inició una brillante carrera docente.

 

Durante cerca de cuatro décadas, don Rafael Lucas tuvo que ver con las instituciones de la biología costarricense: director del Departamento de Biología (1958-1964), vicedecano de la Facultad de 

De formación y espíritu humanista, participó en la reforma universitaria de 1957 que creó los Estudios Generales, y su presencia fue decisiva para incluir la biología entre estos.

 

Rodríguez escribió artículos para revistas científicas, libros de textos y guías de laboratorio, además de ensayos de divulgación para la prensa y para el Almanaque Escuela para todos. Sin embargo, sus principales aportes fueron orales: en sus clases, y en las innumerables conferencias que impartió, en torno a temas como la Evolución humana o Los problemas raciales a la luz de la biología.

 

 

 

 

 

 

Como artista plástico, trabajó el cuero, la caligrafía y el rotulado. Sin embargo, la faena por la cual se le recuerda es por que la emprendió en 1965, uno más de los trabajos de Hércules: pintar, a la vez que clasificar, todas las especies de orquídeas de Costa Rica. Como el cartógrafo que quiere repetir cada piedra en la llanura, hacer un mapa tan grande como la llanura misma. Como el rabino que enumera la obra de Dios, y la imita como homenaje. El científico artista, como lo llamó Paco Amighetti, mostró así su desproporcionado amor a la ciencia y la naturaleza.

 

No pudo concluir su colosal empresa, aunque avanzó considerablemente; falleció el 29 de enero de 1981.

 

"Hay que saber mirar las cosas de siempre, lo que nos rodea, lo acostumbrado, (...) mirar para comprender la naturaleza, mirar para comprender a sus semejantes, mirar para comprender su propio ser"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ministerio de Cultura y Juventud © 2014 Todos los derechos reservados.
Hermes Soluciones de Internet