A A+ A-
Avanzada
Instagram Twitter Facebook Youtube Noticias RSS
Ministerio de Cultura y Juventud

Fecha de última actualización: 04/10/2007

 

 

 

 

 

 

 

Costa Rica reinicia la guerra

 

 

 

 

 

Durante la epidemia del cólera morbus (de mayo a junio, 1856), el Gobierno costarricense no estuvo en capacidad de enviar tropas al teatro de guerra. Los adversarios de Juan Rafael Mora Porras trataron de sacarlo del poder y que Costa Rica abandonara la guerra, basados en la epidemia y en los  "errores" que se le achacaron durante las operaciones militares en Nicaragua.

 

 

 

 

 

No obstante, Mora mantuvo los planes estratégicos para expulsar a los invasores filibusteros de Centroamérica. Tan pronto como la epidemia se extinguió y las adversidades políticas internas se calmaron, el presidente retomó la guerra.  No contaba con suficiente apoyo económico de los capitalistas nacionales y no se sabía cuánto podría costar la  nueva campaña militar. Por tanto, Juan Rafael Mora Porras acordó enviar dos comisionados al Perú y Chile, con el fin de obtener un empréstito que ayudara  a proseguir la guerra.

 

 

 

 

 

A principios de noviembre de 1856 Walker contaba en su ejército con 2.000 combatientes y estaba listo para marchar sobre Masaya y León, pero se verá obligado a defender el camino del Tránsito.  Juan Rafael Mora Porras comprendía que era indispensable impedir que por la Vía del Tránsito llegaran recursos a Walker. Siempre tuvo en su mente la idea de que el triunfo de Centroamérica sobre Walker sería imposible mientras que éste repusiera incesantemente sus pérdidas con los recursos que le enviaban desde los Estados Unidos.

 

 

 

 

 

El 10 de octubre el Con­greso costarricense autorizó al presidente Mora la reanudación de la guerra contra Walker. El 1 de noviembre Mora decretó el bloqueo del Puerto de San Juan del Sur y la prohibición de la navegación en el río San Juan, mientras duraran las hostilida­des contra los filibusteros.

 

 

 

 

 

En Nicaragua, Ramón Belloso había enviado al coronel Félix Ramírez con 300 leoneses de Masaya a ocupar Rivas, acción que logró después de un rápido combate con los filibusteros. Al saber que Belloso había entrado en Masaya, Juan Rafael Mora le ordenó al general José María Cañas que avanzaraa cerrar el tránsito entre San Juan del Sur y La Virgen.

 

 

 

 

 

En la mañana del 2 de noviembre, el general Cañas salió de Liberia al frente de sus respectivas tropas. Cañas se posesionó de San Juan del Sur sin ninguna dificultad por no haber encontrado tropas filibusteras en tierra que cuidaran el puerto.  Cuando Walker se entenó del avance de las fuerzas costarricenses, ordenó comandante de la goleta Granada -teniente Callender Irvine Fayssoux-,  que se estacionara en aquel puerto con el fin de molestar en cuanto pudiera a los costarricenses.

 

 

 

 

 

Cuando Belloso tuvo noticia de que se aproximaban los costarricenses al territorio nicaragüense, protegió a Cañas mediante el envío a Rivas del coronel Félix Ramírez, al frente de 300 hombres. Ramírez ocupó la ciudad, sin resistencia formal, el 31 de octubre.Una vez que Cañas se ubicó en San Juan del Sur, mandó inmediatamente al coronel Manuel Bosque a Rivas para que se pusiera de acuerdo con Ramírez. Ambos convinieron en que al día siguiente, Ramírez y su tropa evacuarían a la población para unirse a las fuerzas costarricenses.

 

 

 

 

 

Cañas dejó 75 hombres en el puerto de San Juan para impedir un desembarco y se dirigió con el resto de sus fuerzas a ocupar un punto de la Vía del Tránsito. Tomó posición en una colina llamada "Rancho Grande", sobre dicha Vía, no muy lejos de la casa situada a la mitad de ese mismo camino.  Allí se le incorporaron las tropas del coronel Ramírez con lo cual sumaron en total 625 hombres.

 

 

 

 

 

 

 

 

Ministerio de Cultura y Juventud © 2014 Todos los derechos reservados.
Hermes Soluciones de Internet