A A+ A-
Avanzada
Instagram Twitter Facebook Youtube Noticias RSS
Ministerio de Cultura y Juventud

Fecha de última actualización: 04/10/2007

 

 

 

 

 

 

 

Segunda batalla de Masaya: 16-17 de noviembre, 1856

 

 

 

 

 

El 15 de noviembre 600 filibusteros al mando de Walker marcharon a Masaya para atacar a las fuerzas aliadas centroamericanas. Para la defensa de Granada quedó un destacamento de 450 soldados y un cuerpo de voluntarios civiles.

 

 

 

 

 

La fuerza aliada en Masaya era de aproximadamente 3.000 hombres. Los generales Zavala y Estrada, se habían trasladado de Diriomo y Niquinohomo a esa ciudad, el general Martínez había llegado con un destacamento de 700 voluntarios y completaban el grupo fuerzas recién llegadas de Guatemala y El Salvador.

 

 

 

 

 

Por otra parte, el general Jerez se había dirigido hacia Rivas con 300 soldados leoneses para reforzar a Cañas. Walker, temiendo perder el control de la ruta del tránsito, devolvió al Segundo Batallón de Infantería (250 filibusteros) hacia La Virgen, para reforzar al Primer Batallón.

 

 

 

 

 

Cuando Walker ingresó a Masaya su fuerza militar constaba de aproximadamente 350 soldados y recibió el ataque emboscado de los aliados en las afueras de esa ciudad. En ese primer encuentro las bajas de Walker fueron de diez muertos y cuarenta y cinco heridos.  Al anochecer, los aliados se replegaron al interior de la ciudad. El 16 de noviembre, Walker atacó y tomó la iglesia de San Sebastián, sin encontrar resistencia por parte de sus opositores. Luego, empezó el avance por dentro de las casas hacia la esquina sureste de la plaza principal.

 

 

 

 

 

La estrategia de Belloso fue cercar a Walker. Con ese objetivo, una división guatemalte­ca atacó la retaguardia y el flanco derecho fue atacado por tropas nicaragüenses. Los soldados salvadoreños debían atacar el flanco izquierdo; pero al no acudir al lugar señalado, los guatemaltecos y nicaragüenses se vieron obligados a replegarse.  Walker incendió todas las casas que iba dejando en su avance. Durante los tres días siguientes la batalla continuó. Al no poder vencer la resistencia centroamericana, Walker ordenó la retirada hacia Granada. Las bajas aliadas fueron de 46 muertos y 90 heridos. Del lado de los filibusteros las bajas fueron de entre 100 y 150 muertos, aparte de numerosos heridos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Ministerio de Cultura y Juventud © 2014 Todos los derechos reservados.
Hermes Soluciones de Internet