A A+ A-
Avanzada
Instagram Twitter Facebook Youtube Noticias RSS
Ministerio de Cultura y Juventud

Fecha de última actualización: 04/10/2010

 

 

 

 

 

 

 

Así llegaron los filibusteros

 

 

Ingreso de William Walker a Nicaragua

 

 

(Capítulo 2)

 

 

 

 

 

Ampliar imagen

Desde la independencia, Nicaragua se vio envuelta en un periodo de guerras civiles que debilitaron la formación de una estructura centralizada estatal. En la ciudad de León dominaban los liberales o demócratas: un grupo de terratenientes ilustrados, agricultores y comerciantes, apoyados por grupos indígenas y sectores empobrecidos. En Granada el dominio lo tenían los conservadores o legitimistas: comerciantes granadinos y hacendados señoriales, respaldados por el clero mayor y la aristocracia colonial.

 

 

 

 

 

 

Para afirmar el dominio del aparato estatal, cada una de las dos ciudades reclamaba el derecho a ser la capital.

 

 

 

 

 

El triunfo del conservador don Fruto Chamorro, en las elecciones de 1852, enardeció a los leoneses, que argumentaban una elección irregular por parte de los granadinos.

 

 

 

 

 

Según la constitución vigente desde 1838, Chamorro debía ocupar el poder por un período de dos años; pero él decidió ampliar esos poderes constitucionales. Con este fin convocó a elecciones de diputados para una Asamblea Constituyente, la cual promulgó en 1854 una nueva Constitución.

 

 

 

 

 

Para las nuevas elecciones las expectativas se desarrollaron alrededor del liberal Francisco Castellón y del conservador Fruto Chamorro. Ambos contendientes se autoproclamaron vencedores. Chamorro asumió el control del gobierno y envió al exilio a los opositores liberales. Éstos últimos recibieron ayuda del gobierno liberal de Honduras y regresaron a Nicaragua a inicios de mayo de 1854. Fruto Chamorro declaró que sus fuerzas ejecutarían a todos los rebeldes armados que cayeron en sus manos. Por su parte, el líder liberal general Máximo Jerez, proclamó que todos los partidarios del gobierno eran traidores a la nación.

 

 

 

 

 

Este nuevo conflicto militar entre las dos oligarquías nicaragüenses presentó un nuevo elemento que puso en peligro la soberanía e independencia de todas las repúblicas centroamericanas. 

 

 

 

 

 

En California, este contrato fue analizado por William Walker. Debido a que la redacción inicialcontrata para colonizar, en virtud de la cual debían introducirse trescientos americanos en Nicaragua, garantizándoles a perpetuidad el derecho de portar armas". Es así como el filibusterismo encontró un motivo y una forma legal para marchar a tierras centroamericanas.

 

 

 

 

 

El 16 de junio de 1855 el bergantín Vesta arriba al puerto de El Realejo en Nicaragua, con William

 

 

 

 

 

Desde su llegada Walker se propuso como objetivo estratégico el apoderarse de la ciudad de Rivas y ocupar el camino del Tránsito entre San Juan del Sur y La Vir­gen. La posesión de esa ciudad y del camino era una cuestión indispensable ya que le permitiría recibir refuerzos de los Estados Unidos.

 

 

 

 

 

Walker organizó la Falange y la reforzó con 110 soldados leoneses al mando de Félix Ramírez. Así, el 23 de junio zarpó en el Vesta de El Realejo hacia Rivas. En la noche del 27 de junio desembar­caron en la bahía El Gigante y marcharon hacia Rivas con la Falange al frente, con la idea de tomar la ciudad por sorpresa, el 28 en la noche.

 

 

 

 

 

Sin embargo, los legitimistas fueron advertidos de los planes mencionados. Se designó entonces al coronel Manuel del Bosque para que zarpara en una goleta de Granada a San Jorge, con 60 hombres. Este contingente llegó a mediodía del 27 de junio a Rivas, donde

 

 

 

 

 

Al atardecer del día 28 el coronel Manuel del Bosque despachó 25 exploradores en dirección a Tola, aldea situada quince kilómetros al norte de Rivas. Los filibusteros ingresaron por la noche a Tola y sorpren­dieron a los soldados. Los que lograron escapar llevaron a la ciudad la noticia. Avisado del avance, el coronel del Bosque envió órdenes a la guarni­ción de San Juan del Sur (80 soldados regulares) para que concurriera a la defensa de Rivas.

 

 

 

 

 

Al mediodía del 29 los filibusteros y leoneses llegaron a los alrededores de Rivas, por el camino de Granada. Walker ordenó a Félix Ramírez que con su tropa cubriera los otros caminos por donde los legitimistas tratarían de escapar. Esta situación la aprovecharon Ramírez y casi todos sus soldados para desertar hacia San Juan del Sur y Costa Rica.

 

 

 

 

 

A sabiendas de que los legitimistas superaban en número a la Falange, Walker consideró que podría tomar la plaza principal solamente con sus hombres. Sin embargo, los defensores detuvieron el avance de la Falange aún antes de que ésta llegara a la plaza.

 

 

 

 

 

Durante el combate se incorporó el teniente coronel Manuel Argüello con la tropa de San Juan del Sur. Los filibusteros tuvieron que refugiar­se en unas casas de adobes en las afueras de Rivas. Los legitimistas pasaron al contraataque y tomaron una de las casas, pero no lograron tomar la más grande, perteneciente al señor Máximo Espinosa. En ese momento se ofreció un premio de cincuenta pesos al voluntario que incendiara la casa. Emmanuel Mongalo Rubio y Nery Fajardo lograron incendiar el techo (Mongalo rehusó los veinticinco pesos que le concernían como premio).

 

 

 

 

 

La acción de Mongalo y Fajardo fue decisiva para expulsar a los filibusteros de Rivas. Derrotados, huyeron por el camino del Tránsito y llegaron a San Juan del Sur el 30 de junio al anochecer, sin encontrar resistencia. En el sitio, Walker se apoderó de la goleta costarricense San José ubicada en la bahía para regresar a El Realejo. Durante la travesía esta goleta se encontró con el Vesta, la Falange transbordó y retornó a El Realejo. Así terminó en forma desastrosa para los filibusteros el primer combate Rivas.

 

 

 

 

 

Para mayor información: Rafael Obregón Loría. "Costa Rica y la guerra contra los filibusteros". Alajuela: Museo Histórico Cultural Juan Santamaría, 1991

 

 

 

 

 

Edición General: Oficina de Prensa MCJD

 

 

 

 

 

Textos y revisión: Antonio Vargas Campos, historiador del MHCJS y Raúl Aguilar, director del MHCJS

 

 

 

 

 

Más información sobre la Campaña Nacional la página web del Museo Histórico Cultural Juan Santamaría: www.museojuansantamaria.go.cr

 

 

 

 

 

Fuentes

 

 

Biografía de William Walker

 

 

 

 

 

 

 

 

Principal | Noticias | Agenda Cultural

 

 

 

 

 

Ministerio de Cultura y Juventud © 2014 Todos los derechos reservados.
Hermes Soluciones de Internet