A A+ A-
Avanzada
Instagram Twitter Facebook Youtube Noticias RSS
Ministerio de Cultura y Juventud

Fecha de última actualización: 02/03/2011

 

TOP(1) copia

Créditos: Publicación bimensual de la  Oficina de Prensa del Ministerio de Cultura y Juventud

Teléfono 2221- 2154; fax: 2256-6722;

Si desea suscribirse, escriba al siguiente correo electrónico: prensa@mcj.go.cr

Boletín número 45 / Febrero 2011

 

Ólger Villegas, hombre de una sola pieza

 

Entrevista con Premio Magón 2010

 

Sus manos son dueñas de la fuerza y el talento con el que su corazón dibuja las siluetas de su inspiración. Hombre de familia, escultor de gran talla que recibió el reconocimiento de ser elegido como Premio Magón 2010, pero que antes ha tenido que bregar en su camino para poder decir que es inmensamente feliz.

 

Ólger Villegas, a lo largo de 65 años de carrera ha logrado esculpir obras monumentales, pero sin duda la mayor de ellas es la tenacidad y humildad con la que le ha hecho frente a la vida.

 

¿Qué significa para usted la palabra esculpir?

1 solo.JPG

 

Mire la palabra escultura tiene un significado que yo he manoseado tantísimo que creo que ya hasta se me olvidó. Es el arte del trato de las formas teniendo en cuenta los espacios y los volúmenes, que son los que sirven de equilibrio a la unidad de la obra, eso es más o menos lo que yo entiendo por escultura.  Todo lo que se relacione con escultura son formas llámense reales, clásicas o abstractas; la forma es una de las cosas, si es que se puede llamar así, que nos sirven a nosotros como medio de expresión. Cuando hacemos escultura estamos ordenando una forma, que es el vehículo de comunicación entre el creador y el observador.

 

¿Cómo fueron sus inicios?

 

Desde que tengo uso de razón me encuentro pensando en dibujar, pensando en modelar y pensando en esculpir formas muy primigenias, muy elementales; siempre mis juegos fueron esos. Creo que la vocación es una cosa que uno trae que es connatural a su ser.

 

Como a los nueve o diez años tuve contacto con don Joaquín Zamora, una persona muy especial que dejó huella en mi vida, él fue un escultor muy rudimentario, diría que un primitivista que hacía imaginería (arte de crear imágenes religiosas). Él me enseñó los primeros rudimentos de la talla en madera, a los 11 años durante una exposición de industriales, comerciantes y agricultores de San Ramón, también se le dio campo al arte y; en esa exposición gané el primer premio con una cabecita del poeta Lisímaco  Chavarría, emblema de San Ramón, que hoy día adorna la entrada de la escuela Jorge Washington, donde yo estudié.

 

Cogí la figurita, la moldeé, la llevé a cabo en un material que fundamentalmente contenía cemento y otros materiales y la dejé ahí en mi escuela, donde yo nací como un recuerdo; ahí permanece esa pieza a pesar de los años que tiene se mantiene intacta.

 

Mi madre se tuvo que venir de San Ramón a trabajar a San José, y recuerdo que entonces me vine al taller de Manuel Zúñiga. No es sino hasta un año después que entro a la escuela de Bellas Artes y continuo mi carrera de taller un poco ahí y otro poco en Alajuela y, en la casa de Néstor Zeledón Varela. Pero hay un momento en que le comienza a uno a desesperar, entonces fue cuando planteé la posibilidad de ir a México sin un cinco en la bolsa, pero don José Valenciano, me regaló un pasaje de ida y regreso a México.

 

¿Cómo fue esa experiencia?

 

Fue una experiencia muy hermosa porque México presenta un panorama en el campo del arte muy amplio. Logré entrar a la escuela de la Esmeralda, una academia de escultura y de pintura que es hoy día la Escuela Nacional de Pintura y Escultura. En el Distrito Federal, en la calle de San Fernando IV, Colonia Guerrero.

 

Yo viví ese primer año en 1963, me vine para acá y terminé mi carrera de Bellas Artes en la Universidad de Costa Rica, tuve intenciones de quedarme como profesor pero no fui aceptado. Di lecciones un tiempo en la secundaria y volví a México en 1970.

 

2 Autorretrato.JPG

De acuerdo con su experiencia ¿qué debería hacer un escultor joven para hacer de esto una carrera permanente?

 

Mira lo único que se necesita para ser un escultor permanente es tener vocación, cuando la persona tiene vocación tiene muchas propiedades, muchas condiciones.

 

Hay que predicar con el ejemplo, yo no recuerdo haberle negado la oportunidad o un consejo necesario a quien me lo pidiera, no tengo por qué. Yo creo en esto que te digo, una persona que tiene vocación, como dicen vulgarmente, se despezuña es capaz de desnarigarse si es posible por encontrar lo que él desea y al final lo logra porque es la fuerza de la persistencia que da la vocación.

 

Y en este sentido usted precisamente ha sido maestro de muchos escultores en el país...

 

Bueno, yo lo que más he hecho con esas gentes que dicen que yo fui su maestro fue estimularlos, motivarlos sobre todo porque uno debe ser un gran motivador eso es lo más importante porque nadie hace artistas. Claro hay que enseñarle a un principiante, cómo se toma, se afila o se golpea una gubia para cortar madera, cómo se golpea una piedra, o se toma el cincel, o cómo se corta la piedra, o se golpea para sacar el mayor cospe (corte). Todos los conocimientos técnicos del oficio y motivarlos. Hay miles de formas de motivar a un muchacho para que tome impulso en su carrera.

 

Eso es parte de la docencia, si uno no es una persona apta para eso no tiene razón de estar ahí, porque sería una actitud farsante; uno está ahí porque ha acumulado una serie de conocimientos que desea poner en manos de los que quieran aprender...

 

Las personas deben ser de una sola pieza y comprender que si se tiene una posición es porque tengo las condiciones necesarias para poder ayudar y estimular a la gente que necesita.

 

¿Cuál considera que es su obra maestra? ¿Cuál es la obra que, para usted, es la más representativa de Ólger Villegas?

 

Hay muchas obras, hay una serie como de seis figuras que son variaciones sobre el tema del amor, esas piezas son muy hermosas y las quiero mucho; también hay una serie de maternidades que tienen que ver mucho con la crianza de mis hijos.

Cuadro de texto:

 

He sido un hombre de familia, quiero mucho a mi esposa y a mis hijos, entonces por mucho tiempo el motivo de mi escultura se centró en la maternidad, yo veía muchísimas actitudes entre la madre y el niño y esa fue mi temática durante muchos años.

 

Hay unas obras de maternidades extraordinarias como, "El Arrullo Maternal", "Mi Beso Maternal", "Mi Regaño Maternal" esta última es una pieza muy bonita de una negra que está en el museo Takei, en Japón. Y las de la serie que te digo de las variaciones sobre el tema del amor que son: "La Caricia", "Los Amantes", "El Idilio", "El Beso", y dos más que no recuerdo. Estas son piezas separadas que tienen una serie de soluciones plásticas que ya comenzaban a identificar un estilo muy personal mío.

 

Pareciera por lo que me dice que está listo para seguir esculpiendo

3 con esposa.JPG

 

Quiero seguir trabajando, yo no me ubico o no me visualizo de vagabundo, no puedo. En mis ratos de oración, lo único que le pido al todopoderoso es que me dé salud y trabajo nada más, solamente salud y trabajo porque yo disfruto mucho de lo que hago, soy una de las personas que de verdad se deleita realizando lo que hace.

 

Cuando desarrolla una escultura que no sea a pedido ¿qué pretende transmitir? ¿Cuál mensaje debería llevar la escultura a la sociedad?

 

Mira todas las manifestaciones artísticas son expresiones de belleza. El arte es la expresión de la belleza ideal por medio de las formas sensibles, llámese escultura, pintura, arquitectura, teatro, danza;  todo los que son las manifestaciones estéticas eso es expresión de belleza.

 

El arte es eso, todas deben de ser un mensaje al espectador, por eso hay cosas que a uno le llaman más la atención. Para mí es más importante hacer una obra creativa, una obra que sea el producto de mi talento y mi sensibilidad que hacer por ejemplo un retrato; el retrato es una cosa mecánica claro que es una escultura,  es una forma y es parte del trabajo de la escultura. Pero en la vida cotidiana común  y corriente de todos los días lo más lindo es estar haciendo algo donde la creatividad esté de manifiesto dándole espacio al espíritu, a la creatividad Yal talento, en fin esas son las obras que a uno más le agrada hacer.

 

¿Esperaba en algún momento recibir el reconocimiento oficial que le otorga el premio Magón?

 

Cuadro de texto:

Yo nunca jamás de la vida me puse a trabajar pensando en premios, yo me puse a trabajar porque necesitaba darle cancha a mi espíritu, a mi sensibilidad, a mi escaso o mucho talento, simplemente a los deseos tan grandes de trabajar, de hacer las cosas, eso es o era lo más importante pero si además de eso un día de tantos la gente te reconoce y te obsequia un galardón te cae de perlas. En mi caso me vino a confirmar que no estaba equivocado en mi camino, o en lo que quería o deseaba hacer, que no estaba equivocado cuando pensé que mis ideales se iban a reconocer algún día, que la labor y la consecución de mis ideales, la consecución de haber realizado tanta obra, todo lo que dice el premio que es una cosa muy cierta se me iba a reconocer.

 

Eso es para sentirse inmensamente feliz y eso es lo que yo siento y eso es lo que pienso, el día que me dijeron que yo era el premio Magón, que me lo dijo mi gran amigo Manuel (señor ministro), que tenía años de no verlo porque la última vez nos vimos en el 2000, en Italia... Me sorprendí cuando oí la voz yo dije ¿quién será? -Mira soy yo Manuel Obregón, ministro de Cultura - Hola Manuel ¿qué tal cómo estás? ¡Qué alegría! ¿En qué te puedo servir? - Te llamo para saludarte y para felicitarte porque te otorgaron el premio Magón 2010.

4 manos.JPG

 

Casi me da un patatús, me tuve que agarrar de la silla donde estaba, fue una sorpresa, una impresión, una emoción tan grande que te digo se me salieron las lágrimas, se me vinieron los mocos, se me torcieron las patas, de la emoción y de la alegría tan grande que me produjo.

 

Es un gran reconocimiento...

 

Imagínate como se puede uno sentir de orgulloso y sobre todo qué satisfacción más grande saber que me han dado el máximo galardón que en este país se le da a un artista, por la trayectoria de toda una vida al servicio de la obra, son casi 65 años de trabajar en esto así es que imagínate, querido amigo, si no es para sentirse uno inmensamente orgulloso y feliz.

 

¿Cuál es el mayor reto artístico que ha afrontado en su carrera, la obra con la cual usted se vio más retado?

 

Bueno mira, he tenido mucha suerte todavía no he tenido esa dificultad de no poder realizar algo en escultura, todo lo que me he propuesto dichosamente y gracias a la providencia lo he podido hacer. Me duele tal vez que con el tiempo uno va perdiendo capacidad los años no pasan en vano; no sé cómo irá a ser mañana pero si quisiera aunque sea ya no las ocho o diez hora diarias que a veces trabajo,  por lo menos que me dé la capacidad de trabajar unas tres o cuatro horas al día bien trabajadas y siempre seguiré siendo el hombre más feliz de esta vida.

 

Vendía piezas (en varios países) de esa manera logré mantener a toda mi familia, todos estudiaron, todos hoy día gracias a Dios son profesionales; pero eso es una tarea  muy ardua, muy difícil. Mucha gente lo ve en la calle a uno y si supieran las amarguras, si supieran los sacrificios y las privaciones que uno ha tenido que vivir para poder ser lo que es hoy; si la gente no se imagina lo que ha tenido que padecer para llegar a lograr su cometido, de lo cual me siento feliz.

 

Claro que hoy día estoy todo maltrecho, me duelen las rodillas, me duele una cadera, me duelen los hombros de andar jale que jale cajas en los aeropuertos, con elementos tan pesados como los bronces y todo eso va en detrimento de su salud, pero me siento bien, me siento tranquilo y muy realizado y sobre todo en este momento soy una persona inmensamente feliz.

 

¿Cuál obra le falta  a usted por hacer?

 

Quiero hacer una exposición, quiero hacer unos mármoles y quiero hacer unas maderas para juntarlas con una cantidad inmensa que tengo de bronces para hacer una gran exposición ya como para concretar, para redondear mi obra y el prestigio.

 

Sería una exposición sumamente variada, así demanda que sea porque si va a ser para demostrar todo lo que he hecho, por lo menos la mayoría de las cosas que he hecho pues debe ser de todo.

5 abrazo1.JPG

 

¿Cuántas esculturas ha hecho usted a lo largo de su carrera?

 

Nunca he llevado la cuenta.

 

Más de 200, más de 300...

 

No mucho más, una de las cosas lindas que ha tenido este premio es que logré darme cuenta de la cantidad exagerada de obras que he hecho; porque mi hijo  lleva un record de las más sobresalientes y es una cantidad sumamente respetable, no te podría decir cuántas pero yo te aseguro que son bastantes las piezas que he hecho de escultura y cabalmente eso me sirvió de información, dije yo: ¡pero Dios mío! no en vano he trabajado tanto y durante tantos años.

 

De acuerdo con lo que usted ha visto en el ambiente artístico ¿Qué considera usted, que le falta al desarrollo de la escultura en Costa Rica, en qué podría mejorar?

 

Mira hacen falta muchas cosas, hace falta más información, hace falta mayor estímulo a la escultura y sobre todo hace falta más seriedad, porque encuentro que el trabajo de la escultura se ha diluido en una serie de tendencias de ahí se va y me vale madre, como dicen los mexicanos, y nosotros decimos le va el chiripazo. No es conveniente eso debemos tener un concepto formal, debemos tener información sobre conocimientos fundamentales y básicos de lo que es la escultura figurativa.

 

Debemos conocer los medios técnicos de realizarla y posteriormente pensar en evolucionar pero que no nos suceda lo que decía el maestro Ruiz Hernández: "el gran problema que tienen hoy los muchachos nuevos es que quieren comenzar por donde terminaron los grandes maestros"; y es cierto, todo el mundo quiere hacer escultura a lo Picasso, todo el mundo quiere hacer escultura a lo Brancusi, todo el mundo a lo Barlach...Bueno está bien si eso fuera la culminación de un proceso en una carrera artística pero si comenzamos a echar una serie de marionetas y de cuchufletas a la escultura y al público a querer embelesar al público con esas pendejaditas no vamos a ninguna parte, debemos  de ser un poco más serios, debemos de entender que el arte es una cosa muy seria, es un compromiso.

 

Yo no sé cómo entienden el arte las demás gentes yo siento que para mí el arte es un compromiso muy serio, es algo que llevo muy dentro, es algo que quiero con toda el alma, es la razón de mi vida, por lo tanto, no debo profanar ese sentimiento con cosas veleidosas, con cosas sumamente fatuas, intrascendentes  y sumamente perecederas para terminar rápido. Quiero que la obra mía sea una cosa que perdure, que perdure tanto en la mente como en el corazón de la gente que la mira.

 

¿Qué otras obras suyas están cercanas a la población? Cómo para que la gente pueda verlas y conocer su trabajo...

 

6 beso_maternal_Iz.jpg

Lamentablemente eso es lo doloroso, no he tenido la oportunidad de trabajar obras para sitios públicos que es lo que aquí hace mucha falta, porque eso me hubiera dado oportunidad de tener más desahogo económico para un buen taller, un lugar donde enseñar a una serie de gente, de jóvenes y aún de adultos que tienen un gran talento, una gran habilidad pero que no tienen títulos académicos ni posibilidades de entrar a la universidad, de estar en una academia. Si yo tuviera unos cuantos medios tendría un centro un espacio amplio para llevar a trabajar a esas gentes y enseñarles los mecanismos técnicos para que hagan escultura sobre todo para que tengan un concepto formal del oficio y de cómo se realiza una obra artística en diferentes tamaños. Pero eso es una enseñanza mecánica puramente porque tú no puedes hacer artistas.

 

La obra es muy personal de cada quien, es un momento feliz del artista, pero un momento feliz de cada ser humano, de cada individuo; esta persona aprendió cómo se hacía un molde, cómo se modelaba, cómo se tallaba, lo que es puramente tecnología. Pero luego hay que decirle que debe leer y tener información para que sepa que el arte es cuestión de sensibilidad, es cuestión de talento. Eso es muy breve porque el que tiene interés en el arte no necesita mucho calor, solamente hay que entusiasmarlos, hay que motivarlos.

 

Si usted tuviera que realizar una obra de arte que represente la identidad costarricense ¿Cómo sería esa figura, cómo se la imagina?

 

Mire yo tengo un concepto del costarricense, tal vez esté equivocado o no, pero yo creo que todos los seres son buena levadura, el gran problema es que nos contaminamos en el transcurso de la vida; por eso es que unos piensan de una manera y otros piensan de otra. Yo tengo una manera de ver al costarricense como una persona buena, emprendedora, diferente porque siempre está deseosa de aprender, de estudiar; tiene un concepto de la democracia,  tal vez de democracia un poco alcahueta y todo lo que quieran, pero en el fondo el costarricense tiene un alma noble. Entonces tendría que buscar una forma que tenga más o menos esas características para que sea la representación de la idiosincrasia del costarricense.

 

Aparte de esculpir ¿A usted qué le gusta realizar en su tiempo libre? ¿Cómo pasa el tiempo?

 

Estudio canto, aunque no lo creas, estudio canto con Danilo Chávez un ex alumno mío que ahora es mi profesor, pero a quien yo llevé a donde Claudio Brenes con el cual estudió; estudio canto con él. También me gusta mucho la poesía, tengo poesía sí, no muy buena ni qué sé yo. Yo digo que la poesía mía más que nada son vivencias que yo apunté tal y como llegaron.

7 Niña sentada.jpg

 

¿Recuerda un párrafo de alguna de sus poesías?

 

Fíjate que tengo un defecto yo  nunca me he aprendido un tema, pero hay uno muy bonito que dice:

 

Bongo que a la deriva

a veces coronas la cresta de impetuosa ola

y luego te pierdes en el vacío,

verde azul inmensidad que al descomunal navío

a un punto reduces sobre el horizonte

 

Se llama bosquejo del mar, es como una acuarela, del momento en el que uno se ha parado a ver el mar y se sorprende de ver la inmensidad y la majestuosidad del mar. Tengo varios poemas del mar, hay otro que dice:

 

Si vas por la orilla del mar sabrás que soy espuma y sal, concha, caracol y pez;

que amando soy como el mar, que canta su romance eterno de bongo y olas sobre azul inmensidad.

Te llenarás de mí si vas por la orilla del mar

y así sentiré el rítmico temblor sensual de tu pie ligero sobre mi ser.

 

Un comentario final...

 

Sí, quiero agradecer a todos los miembros del jurado, en este momento no tengo el nombre de ellos pero quiero que sepan que los quiero con todo el corazón, que soy un hombre muy agradecido, que el hecho de haberme dado el premio Magón me llena el alma de satisfacción, que les agradezco el haber comprendido el mensaje de mi obra después que auscultaron el material que yo di, que no tengo ni palabras ni medios con que pagarles tanta bondad; a ellos y a los que presentaron mi nombre para tomarme luego en cuenta para el premio Magón.

 

Para ellos y para todo el pueblo de  Costa Rica que me pude haber quedado en otro país trabajando pero que decidí venirme a mi patria porque la amo sobre todas  las cosas, esta es mi tierra, aquí crecí, aquí me hice hombre y aquí me quiero morir, por más defectos que tenga esta patria es la tierra más linda, es lo máximo. Vivo feliz de ser costarricense y por tal razón quiero decirles a los costarricenses que me siento profundamente orgulloso y agradecido con todas aquellas personas que me quieren, que aman las cosas que he hecho y que me han demostrado todo el calor humano y la admiración en sus felicitaciones.

 

 

 

Ministerio de Cultura y Juventud © 2014 Todos los derechos reservados.
Hermes Soluciones de Internet