A A+ A-
Avanzada
Instagram Twitter Facebook Youtube Noticias RSS
Ministerio de Cultura y Juventud

Fecha de última actualización: 14/01/2011

Imprimir

 

 

 

 

Diferenciación marca y éxito en el mundo de la moda

 

 

publicado a la(s) 30/11/2010 15:19 por José Loría

 

 

 

 

 

Entrevista a Abraham de Amézaga*

Experto internacional en moda y redactor en Europa para Vogue Latinoamérica y México

Noviembre 2010

 

 

 

 

 

http://www.prensa.cultura.cr/_/rsrc/1291153621178/entrevistas-1/diferenciacionmarcaelexitoenelmundodelamoda/Lista%20DSC07894.JPG?height=150&width=200

San José, 25 de noviembre de 2010. Periodista redactor de las ediciones Latinoamérica y México de la revista Vogue, especialista en moda y lujo. Amézaga es además conferencista internacional. Precisamente a eso vino a Costa Rica, en el marco de la Feria Diseño 10 que realizó el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo del Ministerio de Cultura y Juventud en conjunto con el Ministerio de Economía Industria y Comercio, entre el 29 de octubre y el 7 de noviembre, en la Antigua Aduana.

 

 

Conversar con Amézaga no es solo hablar de moda, al menos desde la idea preconcebida con la que pueda identificarse alguna mayoría.  Su opinión va más allá, a lo que él denomina el arte del buen vivir, sobre eso y otros temas conversamos con él. Este es un extracto de la entrevista.

 

 

 

 

 

¿Por qué la moda es tan importante para la sociedad?

La primera necesidad  que la moda de alguna manera suple es el cubrirnos, resguardarnos del frío, protegernos en definitiva. La moda es una industria, es creatividad, es ilusión, es sueño, una serie de componentes que hacen que sea de actualidad, y que siga así cada vez con más fuerza.

¿Cómo es una buena revista de modas?

Es aquella donde hay buenos diseñadores, buenos fotógrafos, por supuesto buen soporte, buen papel, buena impresión, calidad, sobre todo calidad. Una publicación que propone a la lectora, luego  ella dispone, elige tal y como lo puede hacer con cualquier otro producto. Ya digo, es la calidad ante todo. Calidad  sobre moda, belleza, decoración, viajes. 

¿Cuál es su objetivo como redactor de la revista?

Humildemente contribuyo desde Europa dando a conocer los eventos que tienen lugar en París, Londres, Milán, Barcelona, y que son relacionados con la moda, la belleza, el arte de vivir. Ustedes por ejemplo aquí (Antigua Aduana) exponen y dedican más tiempo a vivir  y al contacto humano y es algo maravilloso que en Europa lo hemos perdido. Europa es demasiado materialista, un  continente que no es lo que fue.

¿Es la moda arte o comercio?

La  moda tiene de todo, creatividad, comercio. Como industria, los diseños hay que venderlos, debe haber empresarios. Las grandes firmas venden el 60 o 70%  gracias a todos los japoneses, rusos, chinos, mexicanos, que visitan nuestros países.

¿Qué aportes hace la región Latinoamericana a la moda?

Yo creo que una parte muy importante, aporta color, una mujer muy femenina, una mujer presumida, una mujer  a la que le gusta lucirse, una mujer sensual, un tipo  de varias mujeres pero en esa  línea diría yo, positiva además; una mujer que está orgullosa de  ser mujer  y de asumirse como tal.

¿Que ha visto en Costa Rica con respecto al diseño?

En mi blog de Vogue colgué un artículo titulado "Mina de Creatividad", que creo que ya con ese título es decir bastante. He visto  gente que lo hace muy bien, como por ejemplo las colecciones  de Marcel, eran estupendas, muy femeninas, muy internacionales.

También la colección fantástica de Carlos Villalobos, unas chaquetas con cortes impresionantes. Luego la idea genial de "Va de Nuevo" de esos bolsos reciclados, hechos con piezas de cuero  reutilizado.

 

 

http://www.prensa.cultura.cr/_/rsrc/1291153621122/entrevistas-1/diferenciacionmarcaelexitoenelmundodelamoda/Lista%20DSC07876.JPG?height=150&width=200

¿Cuál debería ser la prioridad para los diseñadores emergentes?

Pues debe ser consciente de que lo que diseña, lo debe de vender y que debe entrar como un buen empresario al mercado. El gobierno también tiene que apoyar, la cámara de comercio, la cámara de  industria.

 

 

 

 

 

¿Cómo identificar mercados, por ejemplo?

Primero se tiene que ser consciente y consumir lo tuyo, lo que se hace aquí ya que eso genera puestos de trabajo, no hay que cerrarnos tampoco ni ser un país que se aísla pero primero  tener la conciencia de consumir lo de aquí.

Siempre hay que apostar por el país, de hecho tengo otro blog que  se titula "Hecho en Europa", en el que me muestro muy orgulloso del producto hecho en Europa, y consumir lo nuestro, lo Europeo, no lo "Made in China".

¿Qué tipo de empleos genera el mundo de la moda?

Muchísimos, el que suministra los botones de las camisas, la cortadora, el que produce la tela de la camisa, la cortadora, son infinidad de puestos de trabajo. Si usted va por ejemplo a la Semana de la Alta Costura de París, en la Casa Channel  verá que es un trabajo como de antaño, todo se hace a mano.

Los cortes, y demás los realizan infinidad de mujeres que les llaman "le petit main",  (las pequeñas manitas) que se ocupan de coser, de bordar, es delicioso verlo, es impresionante  porque aparte uno va viendo todo ese trabajo maravilloso magistral, que se sigue manteniendo y que el gobierno francés está orgulloso, porque es imagen de Francia, prestigio, saber hacer, en definitiva es patrimonio.

¿Cómo percibe que afectó al mercado de la moda la crisis, tanto en la producción como en la creación?

Afortunadamente como dice el dicho: "no hay mal que por bien no venga", lo que hizo la crisis fue limpiar un poco el mercado, ya además  estaba saturado, había marcas de primer nivel que estaban sacando productos que no tenían sentido. Productos que el precio que tenían no estaba en consonancia con la calidad.

Ha habido muchas marcas que han desaparecido, otras han crecido pero sobre todo ha depurado el campo. Y otra cosa muy importante ha hecho consciente al consumidor de que hay que comprar lo necesario. No vamos a cargarnos de cosas y cosas, ¿para qué? Vive tu vida y compra lo que te va bien, para ti, no para vivir de cara a los demás.

En Costa Rica antes había muchas maquilas, luego por la competencia de países como precisamente China fueron desapareciendo.  En ese contexto para los diseñadores emergentes de este país que ha apostado por otro tipo de producción en masa como los microchips ¿Cómo se vislumbra un panorama? Apunta siempre la moda a la producción masiva?

No necesariamente, la alta costura no es masiva, es a la medida. Un traje de alta costura puede costar fácilmente 10 mil o 12 mil euros. Pero estamos hablando de lo mejor luego hay escalas. No es lo mismo Christian Dior o Versace que  ir  a una tienda departamental que te cuesta una chaqueta 10 dólares. La calidad, el país y el lugar en el que se fabricó no son iguales.

Menciono que dentro de la moda hay muchos estratos, estamos hablando de alta costura que es producción a la medida; "Prêt-à-porter" (listo para llevar) producciones de lujo para grandes casas o nombres y luego ya va bajando.

Pero bueno si no se puede fabricar en Costa Rica, habrá que deslocalizar, pero sobre todo hay que apostar por intentar hacerlo en casa, aunque sea un poco más caro y creo que habría que concienciar a la gente que aunque el producto que ellos compren es más caro que ese "Made in China" o ese "Made in Bangladesh", están ayudando al país, es nuestra cultura, es nuestra gente la que está yendo a trabajar.

 

 

http://www.prensa.cultura.cr/_/rsrc/1291153621239/entrevistas-1/diferenciacionmarcaelexitoenelmundodelamoda/ListaDSC07917.JPG?height=200&width=150

¿Qué debería hacer un diseñador en cualquiera de las escalas para comercializar su producto?

Hay que hacer una moda que seduzca al país pero también pueda seducir a otros países. Uno tiene que saber desde el primer momento para quién quiere diseñar, debe imprimir un estilo que luego se hará realidad, siempre y cuando se tenga un apoyo industrial, porque el diseñador no puede ser diseñador, empresario, jefe de prensa y comprador.

 

 

En muchas firmas han logrado el éxito porque hay una simbiosis entre el diseñador y el presidente de la empresa. Tampoco hay que apuntar a lo folclórico, ni a una moda nacional en cuanto al diseño. El objetivo último de la moda es venderlo.

 

 

Costa Rica, un país en vías de desarrollo ¿Cómo se puede insertar en el mundo de la moda para ser competitivo?

No se puede competir con Francia, con Italia ni con España, al día de hoy lógicamente, por ser un país pequeño, con otras realidades, pero a lo que estoy viendo es un país donde la clase media está muy asentada y con calidad de vida.

Costa Rica tiene que buscar su espacio, aquí se apuesta por el reciclaje por ejemplo y eso es maravilloso. Es decir, el país siendo consciente de sus posibilidades  puede llegar a la clientela local, no se trata de conquistar el mundo, primero se debe conquistar a los costarricenses. Una vez que se consolide, que haya ayuda y confianza de la gente, podemos dar el paso de ir a seducir mercados cercanos, México por ejemplo, Panamá, pero marcando un sello de "Moda de Costa Rica" una moda que transmita calidad, saber hacer, conciencia y sostenibilidad.

Una serie de componentes esenciales y que sea diferente, porque en este mundo global quien tiene éxito es el que marca la diferencia.

 

 

 

 

 

Usted vive en Europa, habría quien puede pensar que su visión sobre lo que pasa en Latinoamérica es una visión muy foránea...

En Europa está el saber hacer, la historia, hay que tomar ese continente como modelo, no digo copiarlo, o intentar competir. Yo simplemente informo desde Europa a Latinoamérica lo que las grandes firmas y los grandes diseñadores hacen allá, los desfiles de impacto por ejemplo. El saber hacer, el lujo no como ostentación, sino como armonía, como belleza al extremo y calidad absoluta.

¿Qué disfruta más de su trabajo?

Tengo la suerte de que cada día de mi vida es distinto, cada día encuentro gente distinta. Doy gracias al cielo de poder hacer lo que me gusta, que es hablar lo bello de la vida, de la belleza de las cosas y el talento y pasión de la gente.

 

 

"El saber hacer, el lujo no como ostentación, sino como armonía, como belleza al extremo y calidad absoluta".

Abraham de Amézaga

 

 

 

 

 

-*Se agradece la reproducción total o parcial del contenido: Créditos Oficina de Prensa MCJ.

-Agradecimiento a Carlos Villalobos de la Revista Perfil, por la coordinación para esta entrevista.

-Oficina de Prensa MCJ /Consecutivo 619 /JLR / 25 noviembre, 2010.

 

 

 

 

 

Ministerio de Cultura y Juventud © 2014 Todos los derechos reservados.
Hermes Soluciones de Internet